martes, 6 de agosto de 2013

Rinofaringitis Sintomas y Tratamientos


Sintomas Rinofaringitis

Flujo nasa, nariz obstruida, estornudos roquera, tos, fiebre, a veces inflamación de ojos, oídos (sin franca otitis) y de la tráquea, que acentúa la tos. Existen factores que favorecen la enfermedad: asistir a lugares muy concurridos, el frío y la humedad, errores en la dieta, la anatomía de los pequeños y la posición horizontal al estar acostado.
Grupos de Riesgo

Es una etapa obligatoria del desarrollo de la inmunidad en los niños menores de 7 años.
¿Por qué duele?

La causa del dolor es la irritación de la mucosa de la nariz y de la garganta: sensación de pinchazos o ardor de la mucosa respiratoria, deglución difícil, tos dolorosa e irradiación hacia las orejas, dolores dentarios, molestia debido a la congestión de la nariz, sequedad nasal. La tos, que sirve para despejar y es muy útil para el proceso de curación, también puede provocar dolor y dificultad en la respiración. La fiebre en ocasiones causa dolores de cabeza pulsátiles. También se producen dolores oculares o musculares.
En los niños muy pequeños a menudo se presentan complicaciones, como una otitis, una rinobronquitis o una laringitis.
¿Qué puede hacer en caso de rinofaringitis?

-Si el niño es pequeño lávele la nariz con suero fisiológico o utilice un succionador (o perilla) con el fin de evacuar las secreciones nasales. Si el niño que tiene el cuerpo extraño es mayor, haga que se suene la nariz para evitar otitis.
-Controle la fiebre: no intente bajarla a toda costa (pues ayuda a matar el virus responsable), sólo reduzca las molestias. A más de 39 °C (102.2 ° F), dele un baño de 2°C menos que su temperatura, de 5 a 10 minutos. Repítalo si es necesario o use compresas húmedas.  Utilice con moderación los antipiréticos como ácido acetilsalicílico y el paracetamol. Reduzca la ingestión de proteínas, incluso de la leche (prepárela con menos medidas de leche para el mimo volumen de agua). Hidrate bien al niño, y en especial al bebé. Evite fumar en su presencia, ventile la habitación y reduzca la calefacción (20°C, 68° F) como máximo, especialmente si es eléctrica, pues seca el ambiente.
-En caso de tos, acueste al niño con la cabeza un poco levantada o eleve la cabecera de la cama.
-Absolutamente  necesario acudir al médico cuando aparece una primera rinofaringitis en el niño y es muy recomendable si tiene menos de 3 meses, en caso de que se presente fiebre alta o sea mal tolerada, de dificultad respiratoria marcada o persistente después de 48 horas de evolución, de rechazo al alimento, de vómito o de diarrea.
Falsas creencias
Los antibióticos curan la rinofaringitis. FALSO.
La rinofaringitis es de origen viral, y los antibióticos, que matan a las bacterias, no tienen efecto sobre los virus. Por eso no deben darse antibióticos contra una rinofaringitis simple, ni como prevención sistemática en eventuales sobreinfecciones bacterianas. Si se abusa de los antibióticos se crean cepas de bacterias resistentes.
¿Qué tratamientos hay?

Medicamentos
La rinofaringitis se cura en una semana. Las sobreinfecciones son frecuentes.
-El médico prescribe antipiréticos para bajar la fiebre (paracetamol y ácido acetilsalicílico).
Cuidado: ningún antibiótico está indicado para la rinofaringitis simple. Solamente se justifican en los casos de otitis purelenta, de una rinofaringitis que persiste durante más de 10 días, de ganglios, de otitis constantes o de debilidad en el niño.
-Se pueden prescribir antiinflamatorios locales, antisecretorios o antitusivos para aliviar o evitar una complicación, pero lo más importante del tratamiento es eliminar la obstrucción de la nariz (puede lograrse sonándola o lavándola, aspirándola con una perilla, haciendo inhalaciones, etc)
Medicinas Alternativas

Homeopatía
Es el tratamiento preferente, pero no se automedique con remedios al inicio de la enfermedad salvo si ya lo ha comentado a su médico. Las indicaciones principales son:
-Contra la fiebre: Aconitum napellus, Balladonna, Ferrum phosphoricum.
-Contra el virus: Oscillicoccinum, Eupatorium perfolatium (en caso de fatiga provoca por la fiebre), suero de Yersin o influenzinum del año en curso.
-Rinitis acuosa: Un vómica, Allium cepa, Solanum Lycopersicum, Arsenicum álbum, aralia racemosa o chamomilla.
-Rinitis más espesa, blanca o amarilla: Mercurius corrosivus, Kalium mariaticum, Hydratis canadensis, Kalium sulfuricum, Pulsatilla o Kali bichromicum.
-Tos con escurrimietno de secreciones posteriores: Corallium rubrum Spongia tosta. También pueden combinarse con Belladonna y con Ferrum phosphoricum, al igual que con pyrogenium (antiinfeccioso).
-Dolores de cabeza pulsátiles; una deglución dolorosa: Belladonna.
-Sensación de pinchazos o de ardor: Apis mellifica o Arsenicum álbum.
-Tos dolorosa e irradiación hacia la oreja: Ferrum phosphoricum, Arsenicum álbum, Dulcamara.
-Dolores dentarios: Chamomilla.
Oligoterapia

Los oligoelementos son útiles como inmunoestimulantes, sobre todo en conjunto: mangeneso-cobre, azufre, cobre-oro-plata.
¿Se puede prevenir?
-Enseñe a su hijo a lavarse las manos con frecuencia y a sonarse la nariz. Lave a menudo la nariz del bebé.
-Evite los enfriamientos (por viento o corrientes de aire, después del baño o la piscina.
-Vigile el equilibrio alimentario y vitamínico del niño.
-Lave a menudo las alfombras y los muñecos de peluche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada